jueves, 22 de junio de 2017

Reflexión; los destellos del mar.

Jueves reflexivo; dejar pasar la tarde.

Hola a todos y muy bienvenidos un día más. ¿No os ha volado la semana? A mí se me ha esfumado, ¡¡¡por favor que paren el tiempo!!!

Ya sabéis que el post de hoy lo escribo totalmente sobre la marcha, estoy con mi gatito y ya ha amanecido porque he madrugado menos que otros jueves, pues mis hijos ya están de vacaciones y nos levantamos un pelín más tarde.

Pido perdón de antemano por los fallitos que pueda tener el post y sin más rollo empezamos.



Hace casi un año hice un post sobre una tarde en la playa que podéis leer aquí y me gustaría hacer otro ahora, sin releer el anterior(os dejo el enlace pero ni lo miraré) para escribir sin sugestionarme.

Desde que empecé a leer a Agatha Christie me gusta fijarme en esos ambientes pequeños que forman una especie de ecosistema propio.
De todos los libros de esta autora los que más me gustan son los que transcurren en un ambiente cerrado tipo crucero, hotel o un autocar que va de excursión tipo Némesis, Muerte en el Nilo, Maldad bajo el sol...

Pues si quiero observar algo así solo tengo que acercarme a mi playa preferida de la ciudad.

Es una playa grande, y está dividida en 3 secciones, zona Escalerona, zona centro y zona Piles.

Casitodo el mundo que acude a esta playa camina por la orilla del mar en algún momento, de hecho la orilla es un ir y venir constante de gente, jejeje. Yo suelo hacerlo antes de marchar porque así llevo ya las cosas conmigo y salgo por la parte que quiera, me acerco a la escalera que me apetece sin tener que ir a buscar las cosas. La playa tiene 25 escaleras situadas a cien metros una de otra.

Esta semana he ido todos los días a la playa, pero el domingo estuve hasta más tarde, eran bastante más de las nueve y media cuando volví a casa.

La verdad es que durante mi tarde en la playa estuve centrada en mis cosas y no observé nada alrededor, pero el paseo antes de irme, un paseo de ida y vuelta por la orilla, sí que me inspiró.

Una de las cosas que adoro de la playa es ver la mezcla de gentes que hay, mayores y pequeños, gente tomando el sol y gente haciendo ejercicio, gente en bikini y gente con camiseta, pareos o trajes de surf, gente comiendo helados o con tuppers de comida sana...es que cabemos todos.

Cuando empecé a caminar por la orilla charlando con mi marido, pues habíamos ido en plan pareja aunque nuestros hijos estaban por ahí, en la misma playa, con sus amigos, observé la cantidad de gente que había, y todos parecían felices, creo que debe ser cosa del mar, jejeje.

La marea estaba intermedia pues estaba bajando y por la arena se veían las construcciones que habían hecho los niños a lo largo de la tarde. Algunas estaban abandonadas, seguramente esas familias se habían retirado temprano, y otras tenían a sus constructores todavía por allí, morenitos después de un día en la playa, con sus gorras, sus bañadores con los personajes de moda y esas caras de ilusión que tienen los niños cuando se lo están pasando bien.

Algunos construían presas en la orilla, esperando que entrase el mar, y me recordó a un amigo de la infancia con el que pasamos muchas jornadas de playa construyendo puentes y presas sin parar.

Caminado por la orilla pude ver a grupos de señoras que iban charlando felices. Siempre me resultan graciosas y entrañables, con sus bañadores floreados aunque hay alguna más moderna que se atreve con el bikini, sus medalla de oro deslumbrando al sol y perfectamente peinadas. Parecían felices y seguramente muchas de ellas se merecen distraerse después de una vida de lucha.

No pueden faltar en un paseo por la orilla los adolescentes. Muchas chicas caminaban en grupo por la orilla, con sus bikinis chulos, riéndose y hablando de sus cosas, esas cosas que para los demás son nimiedades y para ellas son un mundo. Me gusta verlas y recordar mi época de adolescente, mis risas con las amigas por la orilla, los secretos, las confidencias...la única diferencia es qu eellas se hacían selfies bastante a menudo y nosotras llevábamos una cámara de fotos analógica muy de vez en cuando.

También hay pandillas de adolescentes en la arena. Me encanta verlos con las toallas extendidas, las mochilas a un lado y todos hablando y riendo. También me recuerdan a mi época, y mi madre me cuenta que en sus años jóvenes también iba a la playa en pandilla y se lo pasaba genial. Fueron tiempos muy bonitos y me alegra ver que sigue ocurriendo y me pregunto en qué quedará todo eso. ¿Mantendrán el contacto en el futuro?¿Alcanzarán sus sueños? ¿Guardarán buenos recuerdos de esa etapa? 

Yo en esa etapa era feliz y disfrutaba mucho, pero creo qu elo valoré más con el tiempo qu emientras estaba ocurriendo.

Además a lo largo de la playa vi grupos de chicos jóvenes jugando al fútbol, es tan fácil dibujar un rectángulo en la arena y hacer que se convierta en un campo de fútbol...me gusta ver a los chicos jóvenes haciendo deporte y divirtiéndose.

Y no solo juegan al fútbol, en la red de voley playa siempre hay chicos, y mola verlos.

Bueno, y hay gente de todas las edades jugando a las palas o corriendo, claro.

playa-gijon
Esta foto es del año pasado, creo que la puse en el post que os nombro.


Poco a poco vamos caminando y avanzamos despacio, como avanza la tarde. El sol está tan bajo que el mar lanza miles de destellos plateados, y el aire es más fresco y agradable.
Me encanta ver como algunas familias cenan apurando los últimos rayos de sol. Muchos niños están envueltos en sus toallas, con el pelo mojado y reluciente, y comen un bocadillo que les sabe a gloria, seguro.
Los papás en sus toallas o en sus tumbonas también picotean para llegar a casa listos. Luego toca guardar los juguetes lo más limpios de arena qu epodamos, perseguir a los peques para que se vistan, sacudir y recger las toallas y despedirse de la playa.

Otros en cambio recogen todo y se arreglan un poco, quizás van a cenar a alguna terracita para rematar el día, o simplemente ya han cenado y van a comprar un helado ya de retirada, pero sea lo que sea suena de lo más apetecible.

Me gusta ver familias de todo tipo; papás jóvenes con los niños, que me recuerdan a mí de pequeña o a mí ya de madre, mamás con sus niños como los días en que me tocaba ir sola porque mi marido tenía que trabajar, o grupos de mamis cargadas de bolsas que intentan pasar la tarde como pueden, eso también lo he vivido y es muy divertido.

Me encanta ver a los abuelos disfrutando de sus nietos, a veces parece que se lo pasan mejor los mayores que los niños, y también me recuerda a mi infancia, con mi abuelo bañándose al atardecer y nadando mientras mi hermana y yo nos dedicábamos a salpicarnos.

Durante un rato caminamos charlando y cuando volví a centrarme en lo qu eme rodeaba descubrí que quedábamos muchos menos.

La mayoría de las familias se habían ido o estaban a punto de hacerlo. Y muchos de los adolescentes que estaban en grupo también. Pero sí que quedaban parejitas que seguramente se quedarían a contar estrellas o simplemente buscaban un poco de intimidad. Se les veía tan jóvenes y llenos de vida, que no pude evitar preguntarme cuantos de esos amores de verano serían para siempre.

Al mirar a mi alrededor entre los destellos que lanzaba el agua sentí que la playa se estaba vaciando definitivamente, las señoras subían las escaleras  coloradas después de tanto sol y cargadas con sus tumbonas, sus capazos y sus bolsas de rafia, y ya solo quedábamos algunos de los que nos resistimos a dejar el arenal.

En el paseo de la playa y enfrente se iban formando colas en las heladerías, el mejor remate para un día de playa.

Y al llegar al final decidimos que nosotros también debíamos volver a casa, así que cogí un poco de agua con mis manos y la lancé hacia arriba para llenar el aire de gotitas saladas e irisadas, y con ese simple gesto de despedida subimos por la escalera e iniciamos la vuelta a casa, con esa sensación de delicioso cansancio que solo la playa nos deja.

playa-gijon
Esta es de ayer, es una pena que no se aprecien los destellos.


Bueno, hasta aquí el post de hoy, ya sé que no es nada del otro mundo, una simple tarde en la playa pero me apetecía compartirla y ya que el añopasado hice un aentrada similar pues...para crear tracidión. Ahora cuando la publique seguramente releeré la antigua.

Mil gracias a todos por leerme y os cuento que mi amiga Eme me ha nvitado a contar en su blog Viajes y fotos mi primer viaje. Yo he contado el primero que hice ne avión con  mi familia a otro país, puse algunas fotos y está lleno de cariño.
Poéis leerlo aquí y de paso conocéis a Eme que es genial, su blog mola, especialmente los relatos y las fotos que nos deja de sus viajes.

Muchísimas gracias a todos y hasta el sábado en el resumen semanal.





38 comentarios:

  1. Buenos días, Marigem
    Si te digo que me encanta Agatha Christie, que soy muy de observar y la playa es un lugar idílico para mí y perfecto para crear momentos maravillosos. Y que adoro los gatos. ¿Còmo te quedas? Creo que tú y yo, somos muy parecidas.

    Deseo que tengas un estupendo Jueves. Ah! Y la semana se está pasando que ni me estoy enterando.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Ayyyy somos espíritus afines. Lo mío con los gatos es amor del bueno, el mayor es mi alimento del alma, lo quiero tanto...
      Besos.

      Eliminar
  2. Gema me ha encantado la escena que has dibujado con tus palabras, esos gestos cotidianos en los que no pasa nada pero pasa todo porque eso al final, para mi, es la felicidad y la vida, saber disfrutar de las pequeñas cosas.
    Me gustó mucho tu primer viaje.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Muchas gracias por tus palabras y me alegra un montón qu ete gustase el viaje, es una pena que las fotos se vean tan mal, estoy sin escáner y tienen 25 años, ainnns.
      Besos.

      Eliminar
  3. Cómo me gusta la playa, aunque nosotros no solemos apurar tanto el rato porque luego tenemos que llegar a casa y nos cuesta unos 40 minutos, pero me has hecho recordar aquellos veranos que iba con mis padres y nos pasábamos el día entero en la playa, era genial.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Te entiendo, 40 minutos se pueden hacer eternos. Yo cuando voy a las que están lejos también apuro, jejeje, no tengo remedio.
      Besos y me alegra haberte hecho recordar cosas chulas.

      Eliminar
  4. Buenos días guapísima!! Me ha enamorado tu post, que bien que puedas ir cada día a la playa, a mí me encanta pasear por la arena y sobre todo, como dices, cuando el día declina es cuando te transmite mucha paz. Parece que eres observadora, y te gusta contemplar el mundo.
    Agatha Christie es una escritora que tengo pendiente desde hace mucho, pero que en breve quiero empezar con sus novelas. Un besito, feliz jueves!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola!!!!
      Muchísimas gracias por tus palabras, qué bien que te guste el post.
      Agatha Christie me cautivó cuando tenía 12 años y siempre leo algo de ella, aunque estéleyendo otra cosa combino un Agatha.
      Muchos besos y feliz jueves.

      Eliminar
  5. A mi me encanta la playa, tanto cuando está llena de gente porque me entretiene observar, como cuando está vacía y es mucho más íntimo. Es lo que más echo de menos de mi tierra.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      A mí me pasa igual, me gusta llena de gente y me gusta tranquila, casi desierta...Muchos besos y mil gracias por comentar.

      Eliminar
  6. Mientras te leía me ha dado por pensar qué hacemos los que no tenemos playa cuando los que la tenéis estáis disfrutando de ella. Aquí se pasea bastante por la ribera del Ebro —sobre todo desde que las acondicionaron con motivo de la Expo— pero no es lo mismo. A mí me gusta mucho el mar, pero no lo echo en falta; sin embargo suponngo que si hubiera vivido siempre a su lado me costaría mucho renunciar a él si tuviera que hacerlo.
    Mi primer viaje en avión fue a Praga, una de mis ciudades favoritas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola!!!
      Pues a mí me encantan las riberas de los ríos, será que Machado me tiene sorbido el seso, y la del Ebro es especialmente bonita.
      Claro, yo he vivio a pocos metros del mar desde que nací, lo he visto a diario y sé que no podría vivir sin él, una temporada sí, claro, pero para siempre no.
      ¡¡¡Praga!!!! Qué suerte.
      Besos.

      Eliminar
  7. Me encanta la playa... pero como soy tan poco reflexiva pues no lo hago!!! generalmente llego a la playa, pongo la sombrilla, extiendo la toalla, y me tumbo con mis auriculares a escuchar la música que me gusta, no necesito más, no necesito mirar el mar..., me encanta la música y es un momento muy especial cuando la escucho en la playa, me ha llamado la atención lo de las señoras con bañador y la gran diferencia que hay entre las playas de Asturias y las del Levante, algo que me llamó poderosamente la atención cuando estuve en Asturias fue la diferencia de playa y la diferencia de como va la gente a la playa, aquí una gran gran mayoría independientemente de la edad, los kilos y de como esté el cuerpo... lleva bikini, nadie lleva medallas de oro y por supuesto nadie ve perfectamente peinada, es imposible estar perfectamente peinada con el «Levante» que es la brisa que sopla aquí, e incluso quienes como yo que tenemos 60 y hemos hecho «top less« desde hace más de 30... pues lo seguimos haciendo con total normalidad, sin importarnos demasiado que el pecho esté o deje de estar en el mismo sitio... ja ja ja, en fin maneras muy diferentes de ir a la playa y que me llamó poderosamente la atención cuando fui a Asturias.


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Jajaj, a ver, yo cuando estoy tomando el sol estoy como tú, con música y a lo mío, apovecho ahora que durante años tenía que estar pendiente de mis hijos. Pero cuando damos el paseo por la orilla, que siempre lo hago, esté en la playa que esté, sí que me gusta reflexionar.

      Y te doy la razón en lo de las señoras. Fuera de aquí son menos "recatadas" y yo estoy muy a favor, si quieres poner bikini pues lo pones, entiendo que las adolescentes puedan tener complejos, es una etapa difícil, pero con cierta edad odemos hacer lo que queramos. Lo del pelo...es que aquí no tenemos levante, a veces hay nordeste pero ayer, por ejemplo, no había ni una gotita de aire y el pelo estaba en su sitio, jejeje.
      Lo importante es disfrutar, con bikini o sin él o como en tu caso, en top less.
      Besos.

      Eliminar
  8. Me ha entrado ganas de salir corriendo a la playa con mis padres!!! Ha sido leerte y recordar mi infancia y adolescencia.El problema es que yo andaba más o menos solita, hasta que cambiamos de playa y disfruté de una vacaciones como dios manda. Ahora estoy deseando de ir con mi peque. A ver si el fin de semana que viene podemos. Este me parece que no que ya tenemos planes con los otros abuelos.
    Besos y como siempre es un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola!! Qué bien que te produjese esa sensación, jejeej.
      Y qué bien qu eal cambiar de playa tuvieses unas vacaciones chulas.
      Bueno, un finde con abuelos también mola.
      Besos y gracias por leerme.

      Eliminar
  9. Yo hace más de 20 años me compré toda la colección de A.G. en libros y en video y la verdad es que me encanta.
    En cuanto a playa ufff. Resulta que pasé toda mi vida viviendo en Guadalajara, y solo veníamos a la playa en verano, y lo disfrutábamos mucho (como se nota que éramos niños pequeños ajajaj), ahora que vivo en la playa, apenas la piso, y si lo hago es por Alejandra, porque yo el calor cada vez lo llevo peor, y ya ni te cuento mi marido, que ni se desviste en la playa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      ¡¡¡Yo también compré la colección de libros y pelis!!!
      Y aparte voy juntando las ediciones antiguas, hace poco mi hermana me compró un ejemplar qu etiene 50 años, eso tiene que ser de segunda mano, claro.
      Ayyy es que si no llevas bien el calor la playa es una pesadilla, jejeej.
      Besos.

      Eliminar
  10. Que bonito es leer este post, cuantos recuerdos de antaño cuando íbamos en familia o vecinos. Cogíamos cada una la bolsa con las cosas de la playa, los niños sus bolsita de juguetes. Los mayores con las cestas de comidas y pasábamos el día de playa entre la arena y la alameda para comer. Y cuando ya de retirada y de haber comido todo lo que llevaban nos compraban un helado. Ahora al ir solo dos es diferente. Bajamos a la playa con la hamaca y la toalla, un paseo por la orilla, un baño y después de tomar el sol de vuelta a casa para comer. Y si es por la tarde nunca me monto en el coche si haber contado las chalupas que están pescando unas 30 a 50 cada día de buena mar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mamen, me alegra que te guste.
      Claro, con hijos mayores es distinto pero es una etapa muy bonita igual.
      Lo de contar las chalupas me ha encantado.
      Besos.

      Eliminar
  11. me encantan estos posts costumbristas. es verdad que los momentos de pasarlo bien con los amigos se valoran más cuando ha pasado el tiempo, pero son recuerdos que ahí quedan y nadie nos puede quitar.
    cuando veía en la playa o por el paseo que conducía a la playa a grupos de chicas, solía preguntarme si eran de santander o de otro sitio, si hablaban de novios o de otras cosas... ^_^
    es muy bonita la foto que hiciste. los destellos quizá se deban a la luz del sol incidiendo oblicuamente. el mar es mágico al atardecer.
    besitos, gemma!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Ayyyy lo de post costumbrista me ha encantado, empezaré a llamarlos así.
      Y si, esas etapas de amigos se valoran a posteriori.
      Besos y me ha gustado saber lo que te preguntabas y el atardecer es absolutamente mágico.

      Eliminar
  12. Las pequeñas cosas son verdaderamente las importantes, y grandiosas en la vida.
    Me ha enternecido esta entrada Marigem, :)
    Yo no soy nada playera, pero nada, nada, y eso que vivo en la costa. Pero el sol y yo, nos llevamos bastante mal así que intento mantenerlo alejado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Siempre que te leo me haces traer a mi memoria buenos recuerdos, esa es una de las cosas que consigues y no sabe scomo te lo agradezco Gema.
    Me has recordado cuando mi madre cogía el 600 y nos íbamos a la playa de San Juan (unos 10 km de Alicante capital)a bañarnos, ya que en esa playa veraneaban nuestros amigos, y los suyos, y allí pasábamos parte de la mañana o muchas veces nos invitaban a comer y nos pasábamos el día entre la playa y la piscina de los apartamentos de mis amigas, eran un ratos maravillosos.
    Ahora me gusta ir a la playa al caer la tarde, cuando ya el sol no quema tanto, y el mar esta agradable de haberle dado el sol todo el día y a veces o bien luego nos vamos y nos tomamos un helado, o nos llevamos sandwiches y volvemos tarde. Es una gozada.
    Gracias por traernos un post tan veraniego y agradable, y para mí lleno de gratos recuerdos de paso. Besos. TERE.

    ResponderEliminar
  14. Que envidia me das Marigem!!! ya me gustaria a mi poder observar la playa como lo haces tu, además ahora que estoy pasando más calor que un carretero. Un beso

    ResponderEliminar
  15. Qué nostalgia me da pensar que ya no vivo en una ciudad con playa... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Hola!! De una escena totalmente cotidiana te ha quedado una reflexión de lo más original.

    A mi me encanta inventarme historias de la gente de la sombrilla de al lado e imaginar sus vidas.

    Un besito

    ResponderEliminar
  17. Hola guapa, me ha encantado tu reflexión, todos esos detalles que describes, la gente, su aspecto... supongo que porque me ha resultado familiar y me ha hecho reflexionar a mi. Al ser isleña el mar siempre ha formado parte de mi vida, una parte imprescindible. Me acuerdo que de pequeña iba a la playa con mi abuela, hacía castillos, me pasaba horas buceando bajo el agua (y luego volvía a casa con la piel roja como un tomate). De adolescente iba con mis amigas a tomar el sol para ser las más morenas, nos pasábamos horas tendidas como lagartos escuchando música y luego mirábamos quién estaba más morena. Aunque me encante pasear cerca del mar hace ya años que intento evitar ir mucho a la playa, me siento incómoda en ella... pero me has hecho darme cuenta por lo que has comentado, que en la playa todo el mundo parece feliz, y eso es genial. Viendo las fotos a mi también me entran ganas de pasear por esa orilla. Un besazo!

    ResponderEliminar
  18. En Málaga vivía al lado de la playa, cuando vine a Almería y empecé con mi amoree le dije vámonos cerca del mar y aquí estamos, me encanta. Esta tarde dimos un paseito nos bañamos con la peque y para casa andando... cuando no hace tiempo de baños me flipa pasear cerca del mar, me da tanta paz..
    Un beso guapaa

    ResponderEliminar
  19. Me gusta la playa,aunque soy de Madrid vivo en pleno mediterráneo y piso la playa hace años, me gusta con poca gente eso sí y adoro bañarme por la noche.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  20. Me gusta la playa,aunque soy de Madrid vivo en pleno mediterráneo y piso la playa hace años, me gusta con poca gente eso sí y adoro bañarme por la noche.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  21. "Que se pare el tiempo" dices jajaja también yo lo quisiera o al menos que se alargue un poco más ¿verdad? Tu jueves reflexivo de hoy es cotidiano y muy observador por tu parte en todos los detalles. La variedad que puedes encontrar en las playas a veces es para quedarse muda de tanta variedad. Ganas tengo de ir a darme un buen baño marino después de leerte.

    Gracias por mostrar esta experiencia tan grata, Gemma.
    Un beso-)

    ResponderEliminar
  22. Pasear por la playa y escuchar el run run de las olas es de esos pequeños placeres que la vida nos regala. Dichosa tú que puedes disfrutar de ellos todo el año, especialmente ahora que hace un calor infernal.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  23. Hola Gemma,
    Cuando comentas esas experiencias personales, esas vivencias, llamémoslas íntimas y vitales, me doy cuenta de lo observadora y sensible que eres. Lo que para otro pasaría desapercibido, tú le das un toque y un sentido humano y hasta romántico. Y es que deberíamos observar nuestro entorno con los ojos del alma y no del cuerpo. Así se ven muchas más cosas y más bellas. Un paseo por la playa es como un bálsamo para el cuerpo y la mente, y observar a la gente que nos rodea nos da un punto más de humanidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. De pequeña no me gusta nada la playa. Pero desde la adolescencia me encanta, disfruto mucho de las olas, la arena, el sol... Es una de las mejores partes del verano.
    A seguir disfrutando.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  25. La playa tiene un doble efecto en mi. Por un lado, en verano, ciudad turistica como en la que vivo, me abruma profundamente, y creo que es el peor lugar para estar, En cambio en otoño (que tampoco voy con frecuencia) puede contemplarse de manera distinta. Ahi si se nota el ir y venir de las olas y su extension en su maxima expresion. Lugar contradictorio si los hay...
    No te olvides de visitarnos en nuestro blog , te unis y nos seguis? Muchas gracias un beso de Mar del Plata, Argentina!
    http://hoyelijoycomparto.blogspot.com

    ResponderEliminar
  26. Me está costando muchísimo comentar en los blogs. Se me desactiva el cuadro para escribir. A ver si lo consigo.
    Yo no tuve de adolescente esa experiencia de ir a la playa en pandilla y aún lo envidio cuando veo a los alumnos que van con el bañador al instituto. Y eso que soy muy poco playera, pero esa ilusión es insustituible.
    Bajando tenía que estar la marea, porque alta llega hasta el muro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Qué bonito como disfrutas del momento y puedes observar todas esas cosas en una tarde de playa.
    Has hecho tan bien el cuadro de la tarde, que se puede sentir la alegría de los abuelos jugando con sus nietos y la de los niños jugando en la arena.
    Yo también fui en pandilla a la playa cuando era adolescente! También sin selfies, que de aquella los móviles eran bastante rudimentarios y aunque tenían cámara era malísima y no valía la pena pasearse con ellos por la arena.
    Un besazo bonita!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...