jueves, 23 de marzo de 2017

Jueves reflexivo; La soledad.

Reflexión; el sabor de la soledad.

Muy buenos días a todos, ¿cómo va la semana? La mía empezó fatal pero vamos mejorando y hoy estoy muy contenta, con el finde a la vuelta de la esquina.

Ya sabéis que el post de hoy lo escribo sobre la marcha, es bastante improvisado y si os digo la verdad no sé muy bien de qué hablar, es demasiado pronto, son las 6;11, jejeje, esto empieza a parecer uno de esos programas en directo en el que nos van diciendo la hora. De ante mano pido perdón por los fallitos.
Y sin más rollo empezamos.

La verdad es que entre unas cosas y otras, y con el estrés que he tenido últimamente llevo unos días pensando en la soledad. Ya hablé de esto hace un par de años, pero no he querido releer el post por dos cosas; falta de tiempo y porque no quiero dejarme influir pues lo escribí 15 días después de perder a mi padre y no estaba muy bien de ánimo. De todas formas os dejo el enlace aquí por si os apetece echar un vistacito, quizás luego lo relea, no sé.

reflexion-silencio-soledad-puesta-sol
Me gusta mucho pasear al atardecer en silencio, solo pensando u observando.


Creo que hay muchos tipos de soledad; la que elegimos porque necesitamos estar solos, la que nos impone la vida porque no tenemos familia o gente allegada, la que elegimos pero a la vez no elegimos, esa que hemos buscado pero con el paso del tiempo nos pesa y nos arrepentimos, la que se siente aunque estemos rodeados de gente que nos quiere, la que nos dejan los que se van...hay muchas formas de estar sola.

La soledad es la mayor fuente de inspiración de canciones y poemas, de historias y películas, todas, las de amor, las de guerra o las de enfermedades, todas acaban relacionadas con la soledad. La soledad nos rodea, no nos deja solos.

Y de entre todas las clases que os he dicho yo busco con desesperación la elegida, necesito tener siempre algún momento de soledad. No digo vivir en el ostracismo ni ser una especie de anacoreta de esos de los libros o películas, pero desde muy pequeña necesito tiempo para perderme conmigo misma, en mi mundo.

No necesito momentos de paz inmensa ni sumirme en el más puro estado zen, no, simplemente me hace falta algo de tiempo para pensar.

paseo-soledad-playa-gijón
Pasear por la playa en momentos así para mí es vida, lo necesito.


Cuando era pequeña me gustaba despertarme los sábados y domingos prontito y quedarme un rato en la cama pensando. Pensaba en las cosas que me habían pasado a lo largo de la semana, o hacía planes para el finde.

Y antes de dormir también me gustaba pensar en cómo me había ido el día.

En la adolescencia tuve muchos momentos de esos, me encantaba bajar a la playa y caminar por la orilla pensando. O llenaba la bañera hasta que el agua se quedaba helada, pero entonces quitaba un poco el tapón y rellenaba con agua muy caliente y volvía a mis divagaciones, jejejeje. Menudas cosas pensaba, vivía en un mundo de fantasía y amores que me alentaban por todas partes, jejejeje, con una familia muy fantasiosa y unas amigas también bastante imaginativas

Con el paso del tiempo sigo necesitando esa soledad, por ejemplo ahora mismo estoy en uno de esos momentos en los que solo necesito la compañía de mi gato, porque me entiende y me acompaña silencioso, si acaso me lanza algún ronroneo y alguna mirada llena de amor y sigue en silencio. Estos momentos valen oro para mí.

momento-relax-libro-infusion
Esto es paz, el sol de invierno en la ventana, un libro y una infusión, con el bonito marcapáginas que me regaló Mamen.


A veces aunque estemos rodeados de gente nos sentimos solos. Recuerdo que en el funeral de mi padre había muchísima gente pero yo solo sentía frío y soledad, el murmullo de voces y llantos no me reconfortaba, me hacía sentir mucho más sola.

En cambio mi tío vive solo porque así lo ha elegido y siempre dice que se siente acompañado porque nos tiene para lo que sea, hasta ahora hemos intentado estar en lo bueno y en lo malo, como él con nosotros, y es una soledad elegida que no llega a ser soledad, además de la vida intensa que lleva, y su trabajo, los clubs y asociaciones en los que está...no para.

Nunca se sabe las vueltas que puede dar la vida, quizás en el futuro me quede sola, pero si eso ocurriese espero saber llevarlo bien, porque aunque me encanta mi tiempo a solas lo mejor del mundo es tener mi casa llena de bullicio, con ese desorden que huele y sabe a vida, a risas y a amor.

crepúsculo-playa-gijon
Aquí siempre encuentro mis pensamientos, cuando se me escapan o están desbocados sé donde encontrarlos.


Cuando mi hijo estuvo de Erasmus nunca se sintió solo, y eso que lo estaba porque solo había una plaza en Asturias para su destino así que no conocía a nadie, pero con los medios que hay ahora hablábamos a todas horas, y también charlaba con sus amigos, y enseguida empezó a conocer gente. Y como mi hijo es como yo y necesita su espacio, sé que nunca se sintió solo, aunque era uno de mis mayores miedos, que le abrumase la soledad.

Ya empiezo a divagar, es que a estas horas la cabeza no me da para mucho, jejeje. En resumen quiero decir que me gusta la soledad, adoro caminar en silencio pensando en mis cosas, necesito llenar la bañera y olvidarme del mundo de vez en cuando, o cerrar los ojos y pensar en mis cosas, aunque sea algo simple como la comida del día siguiente, pero lo necesito.

Necesito escribir tranquila, leer sin ruidos y hablar conmigo misma, pero claro, solo por un tiempo, tampoco quiero convertirme en Morla.

Pero también valoro el bullicio y la compañía, no hay nada mejor que un abrazo de los que nos quieren, o los ataques de risa por cualquier tontería, o simplemente una conversación cuando tenemos un día demasiado largo. Las charlas con mi marido hasta la madrugada son lo mejor del mundo aunque me roben horas de sueño.

Pero claro, el silencio y la soledad también son muy importantes para mí, necesito pararme a pensar, no puedo vivir sin mirar ni un segundo por el retrovisor, sin pararme a saborear un solo instante, a veces vamos tan deprisa que es difícil concentrarse en uno mismo pero hace falta, mucha falta.

Bueno, no sé como seguir así que me voy despidiendo. Por cierto, el otro día os llamó mucho la atención que en Gijón hubiera serenos(en mi fanpage puse un reportaje sobre ellos) y se me ocurre que seguro que ellos tienen muchos momentos de soledad para pensar en plena noche, como los protagonistas de Con la noche a cuestas, uno era guardia de una obra y el otro sereno, es una novela de Manuel Ferrand que me encanta, me la recomendó mi marido cuando nos conocimos y acertó de pleno. Y por si no vais a la fanpage os lo digo por aquí. Si, tenemos serenos, son una especie de cooperativa que vigilan garajes, portales y bajos comerciales, y este finde volví a ver un par de ellos.

Ayyyy me voy por las ramas, así que me despido. Nos vemos como siempre el sábado en el resumen semanal. Mil gracias por leerme.

Y vosotros; ¿necesitáis momentos de soledad? ¿Os asusta la soledad? ¿O simplemente nunca pensáis en eso?

Ciaooooooooooooooooooo.



52 comentarios:

  1. A mi la soledad (elegida) me gusta y la necesito, busco mis ratos y necesito de vez en cuándo desaparecer a pensar, a mirar por la ventana... son como un balón de oxigeno.

    Pero la soledad que viene impuesta... esa ya no me gusta tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, es que ese balón de oxígeno nos pone en contacto con la realidad.
      La impuesta da miedo, la verdad.
      Besos.

      Eliminar
  2. Yo también necesito esos momentos de introspección pese a que me considero muy familiar y sociable, supongo que como todo, en el equilibrio está la virtud.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!! Yo también me considero muy familiar pero necesito mi tiempo, aunque sean 5 minutos, pero un poco de tiempo para pensar es necesario.
      Besos y feliz jueves.

      Eliminar
  3. Yo también necesito la soledad, aunque haga muchos años que no haya hecho eso de meterme en la bañera y renovar el agua caliente. Entiéndase que no me he vuelto un guarro, sino que ya solo recurro a la ducha.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, yo también suelo recurrir a la ducha, pero si pudiese me bañaba todos los días, la ducha solo después del deporte o la playa, jejeje.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. La soledad elegida es buena porque así puedes concentrarte en tus cosas. Pero cuando se te van tus seres queridos se extraña. A veces prefiero estar acompañada y que en casa haya revuelo y ruido. Lo que pasa que cuando tus hijos se van de casa y ya viven su vida. Notas que te estás quedando sola, piensas que van a estar llamándote cada día y preocupándose por una y no siempre lo hacen. Yo procuro molestar lo menos posible y cada vez se alargan más las visitas. Cuando estamos mi marido y yo sólos pues comemos y conversamos juntos y después cada uno tiene sus actividades y respetamos nuestros tiempos de soledad. Me imagino que cuando una se queda sóla por obligación, será muy duro. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola!!!!
      Claro, tienes toda la razón.
      Ayyyy los hijos, yo creo que todos lo hemos hecho, y además hay etapas. Yo por ejemplo pasaba más tiempo con mis padres después de cumplir los 30 o 35 que de más joven, son momentos y cuando uno ya ytiene hijos ve las cosas de otra forma.
      Seguro que tu marido y tú sois muy felices juntos.
      Besos.

      Eliminar
  5. Interesante reflexión, Gemma.
    Efectivamente, una cosa es ESTAR solo y otra SENTIRSE solo. Uno puede estar rodeado de muchas gente y, en cambio, embargarle una gran soledad, sentirse aislado.
    De niño fui bastante solitario, jugaba solo y no me aburría. De mayor cambié pero, aun así, muchas veces me gusta quedarme solo, dedicarme a mis cosas sin que nadie me moleste o interrumpa. Pensar, escribir y escuchar música, por ejemplo, son cosas que se disfrutan (o solo pueden hacerse) en soledad.
    Un abrazo solitario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡¡Hola!!!!
      Eso pienso yo, no es lo mismo.
      Yo de niña no era nada solitaria pero necesitaba momentos a sola y jamás me aburría. Algunos juegos los prefería sola, con mis normas y mis manías, jejeje.
      A día de hoy no soy solitaria pero mis momentitos de paz que no me los quiten.
      Un abrazo solitario para ti también, jejejeje.

      Eliminar
  6. Me encanta la soledad, el hacer las cosas que me gustan en silencio, sin nadie que esté toqueteando mis papeles, mis telas... Pero es quizá porque conozco demasiado bien lo contrario, así que por eso lo disfruto. Sin embargo, mi marido ha estado viviendo fuera 9 meses y eso de llegar a un piso y estar solo lo llevaba muy mal. Quizá porque no tenía más remedio que estar sin su familia y porque no sabe hace patchwork, jeje je.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Buenos días!!
      Me pasa igual, necesito mi tiempo sin que toquen mis cosas.
      Uffff, me imagino lo de tu marido, yo también lo llevaría mal pero más que por soledad sería por preocupación, pensando en mis hijos, en si necesitan esto o lo otro...y me imagino que tú lo habrás echado mucho de menos.

      Jajaj, en esos domingos caseros tan chulos que nos cuentas deberías enseñarle a hacer patchwork, así no volverá a sentirse tan solo.
      Besos.

      Eliminar
  7. Siempre he pensado y según me voy haciendo mayor lo pienso mas, que la soledad es necesaria, para pensar, disfrutar de tus cosas, tener tú espacio, pero me da miedo la soledad, muchas veces pienso uqe jorge ya hace su vida, y si a mi chico que parece, digo parece porque veremos lo que le dura, empieza a cuidarse, el otro día el azúcar a 300 y ayer se peso y bajando de peso, pues eso, me da terror, verme sola, aunque veo a Chari que vive feliz con su independencia y su soledad, y la verdad viéndola a ella, no se si yo podría vivir sola, en fin haría lo que quisiera sin dar explicaciones a nadie, cierto pero creo que echaría esos momentos por ejemplo tú mencionas, charlar con tú marido hasta dios sabe que hora, o nosotros que vemos una peli sin importarnos la hora y si hay que madrugar, pero estamos tan a gusto juntos que que mas da, o charlando, o mirando cosas en el ordenador, en fin que si que la soledad es necesaria pero a ratitos. Muchos besos. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola Tere!!!
      Siii, la soledad hace falta, pero dosificada.
      Jorge es mayor pero te sigue necesitando, mis hijos son mayores que el tuyo y aquí están, jejeje, y lo que quedará tal como están las cosas.

      Tu chico hace genial en cuidarse, no entiendo mucho de medidas pero supongo que eso es mucho azúcar, y hace muy bien en bajar de peso, yo lo vi en dos o tres fotos y no me pareció que necesitase bajar de peso peor si así está mejor, pues fenomenal.

      Mujer no tengas miedo, lo primero porque no tiene porqué pasar nada y lo segundo porque has dado el mejor ejemplo, Chari. Yo creo que ella es feliz así, tan independiente, haciendo lo que quiere y como quiere, y eso también es genial.

      Y lo de estar hasta las tantas es de locos pero se pasa tan bien...Besos guapa.

      Eliminar
  8. Pues todo tiene sus ventajas e inconvenientes y es muy difícil elegir, pienso que lo más importante es encontrarte bien contigo misma ya estés sola o acompañada, lo demás carece de importancia, al menos para mí.


    Besos

    ResponderEliminar
  9. A mi me pasma la gente que ni quiere ni sabe estar sola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo necesito estar sola, aunque sea cinco minutos, peor lo necesito.
      Besos.

      Eliminar
  10. LA soledad es necesaria, una gran amiga si aprendemos a escucharnos en su única compañía. Mucha gente le teme porque no tienes más remedio que enfrentarte a ti misma, y no quieren hacerlo, viven a través del ruido de la compañía, y muchas veces, la angustia existencial que padecen, no es otra cosa que el no escucharse.
    Por supuesto, me gusta la compañía, la que elijo, y cuando la elijo, y la que viene de sorpresa a verme. Siempre hay momentos para disfrutar de ambos extremos.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Si, pienso que es necesaria, dentro de un límite, claro.
      Y claro, eso no quita que nos guste la compañía.
      Besos.

      Eliminar
  11. a mí me gusta tener momentos de soledad dentro de una vida en la que me siento acompañado. pero no tener soledad casi las 24 horas del día. en la escuela de ingenieros industriales en la que nunca encajé, me sentí muy solo en general, pero sobre todo el segundo año. además, para agravar la situación tenía a todas horas escrúpulos de conciencia producto de la educación recibida en mi colegio del opus. nadie me entendió ni me apoyó. el fiel reflejo de esa situación fue cuando pasé la mononucleosis y recibí tan sólo una triste llamada de lo más parecido a un amigo que tenía.
    me he despachado a gusto, siento el desahogo. ;) besos, gemma!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Uffff, es que la educación pesa mucho y es terrible que nadie se ponga en el lugar del otro ni intente comprenderlo un poco, a veces somos de un poco empático que asusta. Me alegra que las cosas hayan mejorado con el tiempo y lo de la mononucleosis es horrible, cuando mis hijos la tuvieron por suerte sus amigos estuvieron pendientes, aunque ellos no tenían mucha gana de fiesta, la verdad.
      Un beso enorme y al contrario, no sientas el desahogo, te lo agradezco.

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Siiii, yo la necesito siempre, aunque sea un momentito.
      Besos.

      Eliminar
  13. Debo de ser la persona mas rara del mundo (o antisociable) porque me encanta la soledad, puedo entretenerme dentro de mi cabeza sin problemas por horas. Soy de las que se levanta (por gusto) una hora y pico antes de lo que deberia simplemente para disfrutar de la casa en silencio y de un momento para mi. Supongo que eso es soledad elegida. No se sobre soledad impuesta, pero supongo que tiene que ser duro y no se lo deseo a nadie! Pero para mi es imprescindible tener momentos de soledad, y cuando no los tengo - por ejemplo cuando la familia viene de visita y tengo que estar pendiente de ellos 24 horas, me vuelvo de lo mas arisca y gruñona.
    Me ha gustado la referencia a la vetusta Morla :)
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      No creo que seas rara, al contrario, te entiendo.
      Supongo que la soledad impuesta es difícil, pero yo necesito mis momentos, son como dormir, comer o respirar.
      Besos.

      Eliminar
  14. Yo necesito la soledad. Agradezco infinitamente poder tener momentos (o incluso algún día entero) sólo para mí.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  15. Yo también necesito espacios de soledad. Es curioso porque de muy joven, me aterraba la idea de quedarme sola y, sin embargo, ahora hay veces en que me sobran todos los que me rodean y solo quiero paz y soledad. Claro que si no es elegida puede ser muy mal rollo.
    Interesantes reflexiones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!
      Pues a mí nunca me ha aterrado, será que siempre he tenido gente alrededor y buscaba cierta paz, no sé.
      Besos.

      Eliminar
  16. Pues yo creo que una cosa es la soledad que escogemos y la cual es de lo más reconfortante. Y supongo que otra cosa es la soledad que nos impone la vida. Como pasa por ejemplo con las personas mayores que en muchos casos anhelan una compañía que nunca tienen.
    Te entiendo porque yo también necesito mis momentos de soledad y silencio. Yo no soy como tú, una persona de mañanas, a mi me gusta más la noche. También por el silencio y la calma para pensar, leer o hacer lo que queramos tranquilos, y sin el ajetreo del día.
    Espero que tu semana siga repuntando. A pesar de que empezase mal.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Claro, hay gente mayor muy sola y eso tiene que ser tremendo.
      Yo necesito esos momentos que dices, me encanta madrugar y estar sola, y también antes de dormir, la paz y la tranquilidad son necesarias.
      Besos y parece que la semana ya va mejorando, tuve un inicio horrible.

      Eliminar
  17. Todo el mundo necesita en algún momento concreto estar solo. A mí siempre me ha dado miedo la soledad de cara al futuro: que llegue un día en que mis padres falten y mis hermanos hagan su vida y yo me quedequedé sola.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Seguro que cuando tus padres falten no te vas a sentir sola, incluso aunque tus hermanos hagan su vida tú tendrás la tuya, o un grupo de amigas, o familiares cerca...en el fondo siempre podemos tener a alguien que nos comprenda, solo hace falta un poco de suerte.
      Besos y ya verás como no estás sola.

      Eliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Me pasa como a ti, necesito un ratito de soledad. La soledad elegida esta bien pero la impuesta no creo que tanto. Espero no tener que comprobaarlo, al menos de momento. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Veo que todas necesitamos nuestros momentos, jejeje.
      Besos.

      Eliminar
  20. ¡A las 6:11 de la mañana! A esas horas yo no soy capaz ni de escribir mi nombre, bueno yo soy más de noche. Bueno, a lo que voy. Me encanta este tema porque parece que la época actual odia la soledad. El bicho raro es el que está solo, el marginado es el apartado del grupo, no hablemos de la época de Navidad. La soledad está mal vista. ¿Vives solo? ¿Vas al cine solo? ¿Cómo te vas a quedar a comer solo? Yo adoro la soledad que no tengo. Siempre he dicho que la soledad no buscada ni deseada puede ser un infierno; pero, desde luego, la soledad buscada es el Paraíso. Libre para distribuir tu tiempo, para desarrollar tus inquietudes. Libre de fingir, de amoldarte, de ceder. Mi sueño inconfesable sería retirarme a un hórreo asturiano bien provisto de folios y bolígrafos, tal vez un ordenador sin conexión a internet, y escribir. Levantarme por la mañana, tomarme un café, pasear por esos bosques, sin reloj, sin compromisos, regresar ponerme a escribir. Por la noche leer, con unos cuantos discos seleccionados de fondo... ay! con qué poco se puede ser feliz. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      Jajaja, yo es que soy más de mañanas aunque llevo un par de años muy nocturna.

      Pues lo de ir a los sitios sola me gusta. No hace mucho me tocó una entrada a un concierto, y al ir a comprar para mi marido nos dijeron que estaban agotadas, intentamos reventa e incluso me acompañó hasta la entrada por si alguien nos la vendía y no fue posible. Pues fui sola y disfruté mucho, me dio rabia que él se lo perdiera peor no el ir sola.

      Y lo del hórreo lo comparto totalmente. En el pueblo de mi abuela los tenemos, huelen a madera y a manzana y son una fuente de inspiración. Y el corredor de las casa también, especialmente cuando tienden sábanas blancas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Por fin llego a un jueves reflexivo de esos que tanto me gustan.
    La soledad para mí es algo bastante negativo en general. Excepto esa que se elige, siempre será algo negativo. Y la que se elige es corta. Todos necesitamos estar solos a veces, nos viene bien, pero como ya he dicho es por un tiempo bastante limitado. Cuando se alarga...
    Por eso pienso que es genial tener una red de contactos, ya sean familia o amigos, porque quedarse solos es de lo peorcito que hay. Ahora bien, tampoco hay que aguantar de todo a la gente por no quedarse sólo, que a veces mejor sólo que mal acompañado.
    Besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, llegas al jueves, jejeje.
      Hombre, si se alarga ya no es tan chulo pero es que a mí esos momentos me hacen mucha falta.
      Desde luego tener una red de contactos es básico, yo a mis hijos siempre se lo digo porque cuando faltemos nosotros no quiero que estén solos, y quien sabe si se casan, tienen hijos o no tienen pareja...así que cuanta más gente por si acaso mejor.
      Besos y desde luego yo soy de las que prefiero sola que mal acompañada.

      Eliminar
  22. Yo siempre he necesitado momentos de soledad. Mometos elegidos. Pero muchas veces me han venido momentos de soledad que no había pedido. Y, aunque son duros, también se aprenden cosas y (por lo menos a mí), me sirven para espabilar. ¿Qué tengo que hacer para no estar sola? Muy buena reflexión!! Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!
      A veces la soledad impuesta puede ser dura, pero como bien dices es necesario estar sola.
      Un besito y llevo mucho intentando entrar en tu blog y no puedo. ¿Lo has cerrado?

      Eliminar
  23. Yo creo que todos necesitamos nuestros momentos de soledad, a mi me pasa igual. Soy un animal muy sociable y me encanta estar y disfrutar de la compañía de la gente, famila, amigos, etc pero también necesito y mucho mis momentos y los valoro mucho. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola!!!!
      Opino justo eso, a mí me encanta estar con gente, y hablar, reír y lo quesea pero mis momentos de introspección que no me los quiten.
      Besos.

      Eliminar
  24. Yo también necesito mi tiempo en soledad. Es buena y necesaria, la elegida, claro.
    Besos y feliz finde!

    ResponderEliminar
  25. Hola Marigem, yo también soy de las que necesita sus momentos de soledad. Me suelo "regalar" una tarde del fin de semana para mi, para darme un buen baño de espuma y relajarme o salir de paseo al campo. También me he ido muchas veces de viaje sola para desconectar de todo y de todos jajaja es una forma de romper con la rutina y cargar pilas, al menos para mi.
    Dice que mejor solo que mal acompañado, pero cuando es algo que te cae sin quererlo, debe de ser muy duro.
    Un besote

    ResponderEliminar
  26. A mí me gusta mucho estar en compañia y no sentirme sola, aunque como bien dices si me gusta tener mis ratos de soledad buscada por mi, para pensar, estar tranquila o lo que sea.
    Buen post como siempre!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  27. Me encantan esos momentos de soledad sobre todo si van acompañados de silencio. Es genial que tú hijo también sepa apreciar esos momentos de soledad, son necesarios.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
  28. Quizás en otras cosas no, Gema, pero en esto nos parecemos al cien por cien. Yo también soy de las que necesitan su rato de silencio, soledad y pensamientos privados cada día, aunque sean sobre cosas intrascendentes. Hasta la presente nunca en mi vida me he sentido sola en el mal sentido de la palabra, y la verdad es que doy gracias a la vida por ello. Tengo un marido que vale un imperio y una familia muy unida que siempre está ahí, pero como tú dices si algún día tengo que quedarme sola, espero saber hacerlo también.

    Me ha gustado mucho tu reflexión. Cuanto más dices que no sabes sobre qué escribir, más disfruto yo tus letras :))

    ¡Un besito grande y feliz comienzo de semana!

    ResponderEliminar
  29. Yo reconozco que me he vuelto un poco solitaria por circunstancias de la vida aunque ya voy superando esa etapa y socializando más. Es cierto que a veces necesitamos ese momento para nosotros mismos y poner en orden nuestros pensamientos; pero solo de vez en cuando. Un beso

    ResponderEliminar
  30. Gema. Decía Lope de Vega aquello de que : De mis soledades voy, a mis soledades vengo, que para estar conmigo, me batan mis pensamientos. A ti te pasa lo mismo.
    Los tiempos para reflexionar, para encontrarse con uno mismo, son muy necesarios. Si no sabes estar solo, posiblemente tampoco sepas estar acompañado .
    Estoy segura de que ese no es tu caso.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...