jueves, 9 de junio de 2016

Reflexión; Conversaciones.

Jueves reflexivo; Esa conversación.

Hola a todos y bienvenidos un día más. ¿Cómo estáis? La semana se nos va, es increíble.

Ya sabéis que hoy toca post reflexivo improvisado, lo hago aprovechando que todos están durmiendo y que en la calle aún hay silencio.

Y hoy no sabía muy bien de qué hablar, pero me he acordado de una conversación que tuve ayer y me apetecía divagar un poco sobre ella.
 Ayer tuve que ir con mi madre a unos trámites y a la vuelta, cuando volvíamos realmente cansadas y agobiadas nos encontramos con una señora a la que conocemos de toda la vida, una mujer de 86 años que nos hizo sentir viejas, jejeje.

Lo primero sorprendente es que nos vio ella, nosotras íbamos en nuestro mundo, y ella nos vio y allí estuvimos hablando durante algo más de una hora.

Esta mujer me comentaba que vivió una guerra en el pueblo, sabe lo que es huir de las bombas, y vio como niños que eran hijos de los ganadores y de los perdedores se juntaban para reconstruir lo que había quedado devastado.

Pero es que además pasó muchas necesidades, como la mayoría en aquellos tiempos, pero con lo que me quedo es con su forma de enfocar la vida.

Cuando ella tenía unos 20 años y se casó se fue a vivir muy cerca de donde vivía mi madre y nos contaba que en esos tiempos tan precarios las personas se ayudaban unas a otras, nadie cerraba las puertas de casa, no había de envidias y la gente, aún carente de muchas cosas era feliz.

Y esta mujer que pasó penalidades, que cuidó a familiares enfermos, a un marido encamado durante años y que sabe lo que es sufrir no es una amargada y sabe disfrutar de la vida.

Y me dijo una cosa que me encantó, nunca juzga, odia que la gente juzgue sin saber, ella dice que primero mira a ver si tiene su casa limpia antes de criticar la de los demás, y eso lo generalizamos a todos los ámbitos.

Hablando con ella me dio por pensar en lo difícil que es a veces la vida cuando somos mayores. Me explico. Esta señora vive sola, sus hijos quieren que vaya con ellos pero ella lleva 30 años viuda y aunque ha ido alguna temporada con sus hijos prefiere su libertad, pero por otro lado, como ha tenido dos sustos, pues le vendría bien estar vigilada, y quiere ir a una residencia de las que hay en el centro de la ciudad, para entrar y salir cuando quiera, para ir a comer con sus hijos cuando le apetezca y hacer sus cosas pero a la vez para saber que no está sola porque sus hijos viven preocupadísimos con ella sola en casa. ¿Y adivináis el problema? El dinero. Cobran tanto, pero tanto que no lo puede asumir. Ella tiene un piso pequeño y había pensado alquilarlo pero ni aún así le alcanza, y lo tiene a la venta pero lo que le ofrecen es de risa y no quiere dilapidar la herencia de sus hijos.

Oírla hablar de esto me hizo pensar, porque para colmo su hijo mediano  a los 57 años  se ha quedado en paro, y aunque su mujer trabaja el hombre se ha agobiado, con esa edad tiene pavor a no cobrar una jubilación.

¿Por qué no serán más accesibles las residencias si la persona quiere ir? Porque este tema es complejo, hay gente que deja a su familiar en la residencia y si te he visto no me acuerdo, pero como en la vida hay de todo y en este caso la solución es buena porque es lo que ella quiere y por culpa del dinero, siempre el dinero, la mujer no puede.

Con la cantidad de inquietudes que tiene es una pena que tenga esta preocupación; escribe, da charlas para gente mayor, va a todas las charlas y exposiciones interesantes o de su gusto, hace de todo y ahora está agobiadísima por ese tema, porque no quiere tener preocupada a la familia. Y claro, en las residencias públicas ni lo intenta porque hay lista de espera, y con 86 años no se está para esperar mucho.

Lo mejor de la charla de ayer fue recordar viejos tiempos, historias de mis abuelos, aventuras de la niñez de mi madre, y es increíble la memoria que tiene.

Ya sé que estoy divagando pero hablar con una persona que ha vivido tanto y ver que sigue teniendo ilusión me ha hecho darme cuenta de lo fácilmente que nos rendimos a veces.

Y cuando estuvimos hablando de política fue el no va más, ella por supuesto va a ir a votar el día 26, y y está más puesta en actualidad que mucha gente joven.
Ahhhh, y ayer se iba a ir a merendar con un amigo gay que conoció en una charla, dice que aprende muchísimo con él, es catalán y viene mucho a Asturias. Pero no lo dice en plan; Mira que enrollada soy que tengo un amigo gay, no, lo dice con naturalidad, porque ella está por encima de etiquetas.

Yo quiero ser así, como ella que a día de hoy escribe en su ordenador, hace un año editó un libro con sus poemas y se lo regaló a la bisnieta, y un día a la semana lleva a sus bisnietos al parque, y el resto del tiempo se dedica a vivir, simplemente a eso, a vivir y a ser buena persona.

Bueno, vaya rollo os he metido pero es que ayer yo me estaba agobiando por papeleos e historias miles y ella me contaba historias de la guerra o como se le iban muriendo las amigas y la familia y sigue queriendo vivir, sigue con ganas de hacer cosas y nunca juzga. Yo quiero ser así.

Y hablar con gente así me recuerda que a pesar de todo sigue quedando gente buena. Hace poco, en el blog Verdades edulcoradas conté una situación que apenas recordaba porque mi mente tiene como bloqueado ese recuerdo tan duro.

Hace unos años tuve un susto con mi madre gordísimo. Jamás le había pasado nada y ese día casi se muere, y cuando yo estaba en la sala de espera del hospital, sola porque nos pilló solas y aunque llamé aún no había nadie conmigo, con la ropa llena de sangre y llorando, una chica se acercó a mí, me cogió la mano y me tranquilizó diciendo que todo iba a salir bien. No os imagináis lo que me ayudó hasta que salieron a decirme que la habían estabilizado, nunca pude darle las gracias lo suficiente porque cuando yo salí de hablar con los médicos ella ya no estaba, pero en ese momento una persona a la que no conocía me ayudó muchísimo.

Vamos, que aunque la cosa a veces pinta mal y vemos barbaridades aún hay esperanza.

Ahora ya me voy que tampoco quiero eternizarme, pero es que cuando escucho a personas como la señora que vi ayer me doy cuenta de lo mucho que ha cambiado la sociedad, ahora no tener un móvil de última generación es un drama o contemplamos pasivamente como nos torean los políticos de turno sin llegar a ningún acuerdo, y cada día hay un nuevo escándalo y a veces nos falta arranque.
Pero por otro lado me digo a mí misma que sigue quedando gente estupenda como la chica que me dio la mano, y quiero quedarme con eso.

Venga, de verdad que corto el rollo. El post de hoy me ha salido un poco sin sentido, es lo que tiene que sea improvisado, que empiezo a hablar y no sé donde voy a llegar, solo que valoro mucho a esa gente luchadora y positiva, gente como mis abuelos, mis tíos abuelos, mis suegros y mucha gente de una generación durísima pero que ha sabido disfrutar y saborear cada momento. Y me gusta mucho encontrarme con personas así, de las que suman, de las que siempre suman. 

Muchísimas gracias por leerme y nos vemos mañana. Y vosotros; ¿Conocéis gente de esa generación que han pasado por tantas cosas que os hacen sentir pequeñitos? ¿Pensáis que aún queda gente maravillosa en el mundo?


56 comentarios:

  1. Hay gente ante la que yo procuro callar y dejarles hablar, para así aprender.
    Qué pena que el dinero limite tanto la vida! Yo se lo he dicho a mis padres y a mis suegros, su única preocupación debe ser pasar unos últimos años felices, ni herencias ni ocho cuartos!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!!
      Siiii, aprendemos mucho de ellos.
      Es una pena que el dinero limite, de hecho a ella los hijos le insisten en que se olvide de herencias pero claro, ella no quiere y yo entiendo a ambas partes.
      Besos guapa!!!!!

      Eliminar
  2. Una palabra o una mano de apoyo en el momento que necesitamos nos ayuda enormemente hay un libro que trata el tema creo que es Personas amarillas.
    Esta señora son de las que te sentarías a escuchar horas y horas, vivir respetando y no culpando a nadie de lo malo que nos pasa da sus frutos a la larga.
    Y el dinero en fin, limita tantísimo tanto de personas mayores o enfermas, conozco un caso de un matrimonio sin hijos que el tiene Alzheimer, va a un centro de día, pero su mujer quiere que los internen a los dos, económicamente se lo pueden permitir pero algunos familiares no quieren, desconozco los motivos pero por una cosa u otra empeoran una situación que ya es grave por si misma.
    Besines Gema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Me apunto el libro, seguro que me encanta.
      Siiii, esta señora aporta tanto que el tiempo vuela a su lado. Lo de no culpar es lo que más valoro.
      Ayyyyy el caso que me dices es muy triste pero creo que si su mujer quiere que ambos estén internos en una residencia la familia debería apoyarlos y no echarles para atrás. El tema de las residencias es muy complejo pero si los interesados quieren ir y se lo pueden permitir deberían apoyarlos.
      Un beso guapa.

      Eliminar
  3. De rollo nada, Gema. Me ha encantado. Me has recordado a una de mis abuelas, ya fallecida, que en tiempos como los que narra tu 'protagonista'(como tenía una panadería) ayudaba a todos y les daba un pan que nunca cobraba (lo 'fiaba'). La abuela que me queda va para 93 años y de mente está mejor que nosotros juntos.
    Envejecer así es un lujo.
    Por otro lado, yo tampoco olvidaria jamás a quien me diera la mano en una situación como la que viviste.
    Genial, Gema. ¡Yo también quiero ser así de mayor! ;-)

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Me encanta la historia de tu abuela, siempre me ha gustado mucho conocer esas historias de gente que tenía pequeñas tiendas y fiaba a todo el mundo, qué bonito. Y qué suerte que te quede una abuela.
      La chica que me dio la mano fue maravillosa, es increíble que algunas personas tengan tanta empatía porque ella también estaba esperando por un familiar y también estaría preocupada, me imagino.
      Besos guapa y feliz jueves.

      Eliminar
  4. Me encantan estas historias sobre la vivencias de personas tan sabias de la vida. Ainsssss yo nunca me cansaba de escuchar a mi abuelo, con el que vivía, murió con 95 años y plena lucidez...era un placer empaparme de sus vivencias...ainssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Me alegra mucho que te guste. Qué suerte haber disfrutado tanto a tu abuelo, eso no tiene precio.
      Besos.

      Eliminar
  5. Pues es algo muy complicado Marigem pero la vida debería de ser más fácil para todos, pero en fin, esta reflexión yo me la hago todos los días por cosas que veo alrededor.


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Si, es complicado por eso tampoco ahondo mucho en el tema residencia porque cada caso es verdaderamente un mundo, pero me quedo con su forma de afrontar la vida, siempre optimista.
      Besos.

      Eliminar
  6. Esta mujer es increíble, yo también quiero ser así. Uf, ay tantas cosas que decir.
    Es una pena que después de luchar toda la vida la gente aún tenga que pasar penalidades en su vejez a causa del dinero.A mí me da mucho miedo, porque además no tengo hijos.
    Por cierto, mi blog , al igual que otros no se actualiza, hay problemas con blogger desde hace tiempo. Recomiendo feedly para seguir los blogs, es gratis, organizado y se ahorra tiempo. Me lo recomendó un bloguero y es genial.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Yo creo que la mayoría queremos ser así, es increíble.
      Me da rabia que la gente por dinero tenga que pasarlo mal, ella trabajó siempre, y su marido también, y aún así lo pasan mal, es injustísimo.
      Me apunto lo de feedly, cuando tenga un poco de tiempo lo miro porque es una pena que blogger falle así.
      Besos guapa.

      Eliminar
  7. Muy buenas reflexiones Marigem. Es de sabios escuchar mayores. Sus vivencias de cuando la guerra, sus inquietudes y sus experiencias. Encontrarse a una persona tan llena de vida a esa edad es importantísimo. En cuanto a las residencias para mayores es un sacrilegio lo caras que son sobre todo las privadas. Tenemos abuelos en la nuestra que antes de entrar en donde trabajo yo es pública, pagaban la friolera de 3000€ al mes por la estancia, yo no dejan de ser iguales o peores que las públicas. En lo que yo se en la nuestra se cobra 1900€ que tampoco es barata, eso tienen la ventaja que los precios salen dependiendo de los vienes o paga que tenga los residentes. Si no tienen nada pagan menos. El trabajo que realizamos es impagable. Yo cuando estoy trabajando doy todo de sí lo que puedo y siempre con buen humor a pesar que hay muchos problemas de tiempo y hay que dedicarles lo que se merecen a los ancianos para que se sientan como en casa. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Claro, estoy segurísima de que les dedicas todo tu cariño y están genial. Aquí hay algunas en las que también se paga según los ingresos pero el problema es la lista de espera, con 86 años tampoco podemos esperar demasiado, eso debería ser un proceso más rápido.
      Creo que este tema debería estar más agilizado, especialmente en casos como este en el que ella quiere ir voluntariamente y no se lo ponen fácil.
      Besos Mamen y gracias por comentar.

      Eliminar
    2. Sabes que pasa que ahora ya no es como antes que si estás bien, hay otros servicios como el de ayuda a domicilio y las residencias las dejan para grandes dependientes. Hay prioridades. Un abrazo

      Eliminar
    3. Claro, es que hay prioridades. Esta señora en concreto me comentaba que ella solo quería estar un poco vigilada, poder dormir tranquila sabiendo que si pasa algo la controlan, vamos como estar de hotel con un poco de vigilancia, nada más.
      Besos Mamen.

      Eliminar
  8. No conozco demasiada gente mayor que haya vivido la guerra (los que conozco son de mi familia y, como son todos uruguayos o argentinos, no vivieron la guerra) pero sí me encanta que la gente mayor siga queriendo hacer cosas y tengan el mismo empuje que tenían a los veinte años. Mi tío, a sus ochenta años, tiene hasta facebook y mi madre aún trabaja y, cuando no está trabajando, está yendo a charlas o a conciertos o lo que sea. No para. A veces me hace sentir muy vieja. Jajajaja. Cada vez me convenzo más de que la edad es sólo un estado de ánimo. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Claro, a ti te pilla un poco lejos.
      Me encanta la gente que sigue teniendo ilusión tenga los años que tenga, eso es lo mejor. Mi madre también hace muchísimas cosas, ahora lleva un año un poco peor pero aún así tiene muchísimas inquietudes.
      Besos!!!!!

      Eliminar
  9. Ya tiene otra seguidora más, su seguidora 245, pase y siga mi blog donde pone (participar en este sitio) en este enlace http://mibonitolugar.blogspot.com.es/ espero su visita

    ResponderEliminar
  10. Hola wapa! A mi las personas mayores con ese espíritu de lucha y superación me hace quitarme el sombrero. Es digno de admirar y aprender, porque hoy en día nos fustramos por tonterías. Es cierto que la sociedad ha cambiado a pasos agigantados y han cambiado muchísimas cosas, en cambio, desde mi punto de vista la envidia siempre ha existido. Un besito gigante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Es verdad, esa gente sabe lo que importa y lo que no, relativizan mucho mejor que nosotros.
      Si, creo que la envidia ha existido siempre pero es que ahora es exagerado.
      Besos!!!!!!

      Eliminar
  11. mi abuela paterna murió en mayo del año pasado con 94 años. también nos contaba muchas cosas de cuando era joven. me gustaba mucho su manera de ver la vida, basada más en la experiencia y el sentido común que en otras cosas más complicadas.
    las personas que han pasado por situaciones difíciles tienen más empatía. hoy día la gente está muy amargada. si el español medio fuera vago pero al menos fuera alegre y despreocupado... pero el problema es que el español medio está amargado.
    llegué a esa conclusión ayer, a raíz de una anécdota que casi no sería ni digna de mención: un tío se metió en un hueco para aparcar de manera agresiva, casi metiéndose en la acera. le hice ver que podía atropellar a alguien, y encima se puso chulo.
    hace un par de años fui a una firma de ejemplares de forges, y allí casi todo el mundo parecía estar amargado. se me colaron de mala manera y preferí no discutir... y el único que estaba de buen humor allí era un anciano que, según contó, no podía estar mucho tiempo al sol por un problema de cáncer de piel. y a pesar de todo era un señor simpatiquísimo. algunos deberían tomar nota.
    muy interesante entrada. besos, gema!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Siento que se muriera hace poquito pero qué maravilla disfrutarla tanto tiempo.
      Siiiii, eso es lo que veo yo en la gente mayor, que se guían del sentido común y generalmente aciertan.
      Y tienes razón, hay mucha gente amargada, y claro, así no hay queien avance.

      ¡¡¡¡¡Muero de envidia, Forges!!!!!!!
      Y desde luego la gente en es de un maleducado alucinante, no me extraña que prefirieses ni discutir, te ibas a agotar y ellos seguirían como si nada.
      Me encanta ver que el señor, además de educado tenía inquietudes y estaba en la firma de ejemplares de Forges, gente así hace que todo valga la pena.
      Muchas gracias por comentarme siempre y un beso enorme.

      Eliminar
  12. Curiosamente, la última vez que fuimos al pueblo hablábamos de lo distinto que era todo antes: de que allí aún hay gente que no cierra la puerta por la noche, que los coches se dejan con las llaves puestas, y que antes la gente era mucho más dispuesta y hospitalaria. Que no digo yo que ahora no haya buenas voluntades, pero vamos, deja tú la puerta de tu casa abierta y a ver si a la mañana siguiente tienes las sábanas de la cama encima. Evidentemente la ciudad y el pueblo nunca es lo mismo, pero nos dijeron que el otro día intentaron forzar una de las cerraduras de la casa del pueblo y me entró una pena tremenda. No por lo que se pueden llevar, que es nada, porque lógicamente no dejamos allí nada de valor, pero sí que me dio por pensar que hace veinte años éramos una pila de vecinos y ahora no queda nadie, que ya no hay esa cortesía ni esa confianza.
    Lo de la gente de antes... están hechos de otra pasta, Marigem. Mis abuelos vivieron la guerra y jamás perdieron la sonrisa. Mi tita, que me dejó hace 4 meses fue la persona más fuerte que he conocido jamás: se le murió un hijo con 3 años, otro con 21 y otro con 44. El marido con 59, su madre, su hermano, una nieta... mi abuela pasó lo que no está en los escritos, y ella siempre decía que la procesión va por dentro. Claro que lloraría, pero era una mujer tan valiente que esa fuerza le jugó una mala pasada hasta para irse, cuando quizá la tenía que haber abandonado.
    En fin, hoy me emociono con facilidad.
    Me ha gustado mucho la entrada.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!!
      En el pueblo de mi madre, en los Picos de Europa siguen dejando las puertas abiertas durante el día, y cuando vamos nunca cerramos los coches, pero de noche ya es otro cantar, no por los del pueblo sino por la gente que pasa por ahí, no podemos fiarnos.
      Qué triste que intentaran forzar la cerradura, es lo que dices, nunca se dejan cosas de valor en esos sitios pero pensar que alguien entra parte el alma, grrrrr.
      Y la gente de antes definitivamente estaba hecha de otra pasta. Mi abuela también perdió a un hijo, nació prematuro y en aquellos años sin incubadoras ni leche de fórmula fue un drama, y perdió hermanos, a su padre siendo niña...y siempre estaba contenta, nos hacía reír y era una persona muy alegre.
      Leo lo de tu abuela y me emociona, ufffff.
      Besos guapa, me alegra mucho qu ete guste la entrada.

      Eliminar
  13. Tan solo ayer, contaba una bloggera de Chile, que le robaron a la vista de todos y nadie hizo nada. Pero ella no esperaba que alguien interfiriera, sino que por lo menos, al verla llorando, alguien le preguntara si estaba bien o si podìa ayudarla en algo. BUeno, eso no pasò.


    EStoy totalmente de acuerdo en que las sociedades han cambiado mucho. Parte de cambio ha significado el preocuparnos menos por los demàs, sentir menos empatìa por el pròjimo. NO soy sociòloga, pero me imagino que tanta tecnologìa nos tiene medio dopados y nos ha hecho màs solitarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Qué triste que nadie se acercara a esa chica para interesarse, leer estas cosas es muy muy triste.

      Y opino igual, las tecnologías nos están robando empatía.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Hi Dear,

    I see you have a very nice blog. Very nice post ! It keeps my eye. I wish you all the best and keep working! Wish you success ! Anyway,I want to invite you on my blog www.madamedaria.blogspot.com, maybe you would like to follow each other ? If yes, just follow me and let me know quickly, i ll do the same asap. Best wishes / Daria

    ResponderEliminar
  15. Escuchar hablar a este tipo de personas siempre nos enseña y mucho. El problema es que mucha gente no los escucha y piensa que, por el mero hecho de ser mayores, no tienen nada interesante que decir, cuando precisamente es todo lo contrario. A mí me encanta escucharles y siempre llego a la misma conclusión, la gente que ha vivido una guerra, se hace de otra pasta, aprenden a vivir de otra manera y eso les hace fuertes, pero con una fortaleza que nosotros nunca llegaremos a entender.
    Un besazo linda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      La verdad es que a mucha gente lo que nos cuentan los mayores les parece un rollo, en cambio a mí me encanta, de hecho ayer lamenté no tener más tiempo, tuve que irme porque me cerraban para entregar un papel pero podría haber pasado horas escuchando sus historias.
      Y vivir una guerra te cambia, mis abuelos relativizaban mucho mejor que yo, y solucionaban las cosas con más acierto y menos dramas que yo y que toda esta generación.
      Un beso enorme y suerte con el examen, que imagino habrás hecho ya.

      Eliminar
  16. Todas tus reflexiones me gustan, Gema, de hecho creo que es mi sección favorita, pero la de hoy me ha encantado, de verdad. Yo también quiero ser como esa señora de mayor, y como otras que conozco. Gente que ha pasado hambre, atrocidades de la guerra, que ha visto morir a mucha de su familia, que se ha visto con hijos pequeños y sin recursos. Personas que a pesar de todo eso siguen siendo bondadosas, generosas, solidarias, y que se quedan con lo mejor de sus recuerdos para seguir adelante con una sonrisa. ¡Ole por ellas!.

    Ultimamente he oído a más de una persona, mayor o incluso no tanto, que hay nos ahogamos en un vaso de agua, que no tenemos valor para salir adelante en las dificultades, que estamos acostumbrados que nos lo den todo, que esta crisis ha puesto de manifiesto lo perezosos y cómodos que nos hemos vuelto. No sé si tienen razón porque yo no he vivido sus dificultades, pero da que pensar...

    El tema de las residencias es un problemón, y más cuanto mayor es la población. Las del Estado son claramente insuficientes y las privadas, prohibitivas. Además, cuando ingresas en una residencia no sabes si vas a vivir tres años o diez, con lo que es muy difícil calcular si te llegan los medios económicos. A veces, como en el caso de unos tíos míos, se dan casos increíbles. A ella se la concedieron gratuita por su enfermedad y a él, su marido más de 60 años, no. ¿Acaso puede ser bueno para una pareja de ancianos que ha vivido siempre junta separales? En fin...

    Un besito y un pensamiento positivo: por supuesto que todavía queda gente buena y generosa en el mundo :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Me alegra muchísimo que te guste el post, de verdad.
      La verdad es que hay personas que no se agrian por mucho que les golpee la vida y eso es muy envidiable.

      Ayyyyy las residencias, uffff, desde luego separar a un matrimonio es terrible. Esto debería estar más regulado, y más cuando ellos quieren ingresar por propia voluntad, debería ser un derecho.
      Un beso y me alegra saber que sigue quedando gente buena.

      Eliminar
  17. Es bueno que hayan personas así que viven y dejan vivir, de mente abierta que aceptan los cambios, aunque eso de hacer menos las preocupaciones de uno en comparación con la gente que sobrevivio de la guerra... está bien que no se compara pero no por eso las preocupaciones propias son insignificantes o algo así.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Si, es genial que haya gente tan buena y moderna.
      No, claro, no es que lo de ahora sea poca cosa, y te lo digo yo que lo he pasado fatal, pero esa gente sabe llevar las cosas de una manera que yo nunca seré capaz de hacer.
      Besos.

      Eliminar
  18. Qué gran historia!! No me extraña que te sintieras vieja porque menuda vitalidad tiene la señora...

    Lo de las residencias es una verdad como un templo y hay veces en que las situaciones nos llevan a una residencia como última opción aunque no nos guste... Yo sigo creyendo en la buena gente a pesar de todo.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!! ¡A qué si? Es que era arrolladora, jejejeje.
      Lo de las residencias es un tema muy complicado y deberían facilitarlo para el que lo quiera, y facilitar otras opciones también.
      Besos y claro que sí, hay que seguir creyendo en la buena gente.

      Eliminar
  19. Muy buena tu reflexión Gema porque parece que la gente mayor sí sabe valorar la vida, te das cuenta de que se tiene que relativizar y enseñar a los jóvenes que hay cosas, otras que no pasan por la ropa de moda, ni el móvil ni las fiestas, que son muy importantes.
    Escuchar y empatizar, eso es lo que hizo la desconocida que te ayudó, precioso gesto desinteresado que no me extraña que recuerdes, fue precioso, bonito, tranquilizador y entrañable, porque hay veces en que solo necesitas ese simple gesto y esa desconocida se dio cuenta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Muchas gracias!!!!!
      La verdad es que el gesto de esa chica en aquel momento fue muy bueno para mí, estaba sola y asustadísima y necesitaba esa mano.
      Besos y mil gracias por comentar.

      Eliminar
  20. Muy buena tu reflexión Gema porque parece que la gente mayor sí sabe valorar la vida, te das cuenta de que se tiene que relativizar y enseñar a los jóvenes que hay cosas, otras que no pasan por la ropa de moda, ni el móvil ni las fiestas, que son muy importantes.
    Escuchar y empatizar, eso es lo que hizo la desconocida que te ayudó, precioso gesto desinteresado que no me extraña que recuerdes, fue precioso, bonito, tranquilizador y entrañable, porque hay veces en que solo necesitas ese simple gesto y esa desconocida se dio cuenta.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Tienes razón, esta gente relativiza muy bien.
      La verdad es que no olvido el gesto de esa chica, fue muy reconfortante.
      Besos.

      Eliminar
  21. No sabes lo que echo de menos a mis abuelas cuando me contaban cosas de su vida, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!! Es que a las abuelas las echamos de menos siempre.
      Besos.

      Eliminar
  22. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Me alegra que te encante, pero ya me dejaste hoy otro comentario igual pero diciendo que eras mi seguidora 245 y ahora me dices que eres la 246. Sintiéndolo te lo tengo que eliminar porque me has dejado un enlace que es spam y eso ni te beneficia a ti ni a mi. Un saludo.

      Eliminar
  23. Hay personas que son un absoluto ejemplo y que sólo conocerlas nos da una lección de vida brutal.
    El sábado marcha mi PC a ser reparado.
    Hoy me pude comprar uno y me decanté por una desbrozadora ahahaha tengo que ir también a por un cortacésped y un cortasetos, que llega el verano y hay que ir a menudo al pueblo xD

    Besos, flor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!!
      Siiii, son unos ejemplos totales.
      Jajaja, te entiendo, en verano es lo que toca, yo también me modernicé hace unos años que la guadaña no es lo mío, jejeje.
      Besos.

      Eliminar
  24. Hay personas que son un absoluto ejemplo y que sólo conocerlas nos da una lección de vida brutal.
    El sábado marcha mi PC a ser reparado.
    Hoy me pude comprar uno y me decanté por una desbrozadora ahahaha tengo que ir también a por un cortacésped y un cortasetos, que llega el verano y hay que ir a menudo al pueblo xD

    Besos, flor

    ResponderEliminar
  25. A pesar de todas las barbaridades que oímos, vemos y leemos en las noticias, la verdad es que hay mucha gente buena. Personas generosas que en un momento dado nos cogen la mano, sin conocernos de nada, y nos reconfortan sin pedir nada a cambio, ni siquiera las gracias.
    O personas que a pesar de los muchos años vividos, o quizás precisamente por eso, siguen disfrutando de la vida y tienen ganas de vivir. La experiencia de nuestros mayores es uno de los legados más ricos que podemos obtener y sin embargo, muy pocos se dan cuenta. Tú sí lo has hecho.
    Bonito jueves reflexivo (aunque yo lo he leído el viernes).
    Gracias por compartir tan bonitos pensamientos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      La verdad es que sigue quedando gente buena, no las encontramos muy a menudo, pero están ahí.
      Esta gente mayor es maravillosa, nos enseñan mucho y siempre es genial escucharlos.
      Besos y gracias a ti por leerme.

      Eliminar
  26. ¡Que mujer tan estupenda!
    El mundo debería de tener más gente así, positiva, luchadora, con ánimos y sin envidias.
    me da mucha pena lo de las residencias, deberían hacer más residencias asequibles en las ciudades para que la gente que se valga por si misma pueda estar vigilada pero a su aire. El otro día nos topamos con un señor en una residencia así, él iba un poco por obligación pero ahí estaba cogiendo el bus después de haber ido al mercadillo a darse una vuelta y se quejaba de que les daban mala comida a pesar de lo mucho que cobraban.
    Es una pena llegar a mayor y verse como una carga :(
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!!
      Si, debería haber mucha más gente así.
      Lo de las residencias es un tema complicado, debería ser una opción asequible para los que quiearn ir, y deberían tener otro sistema, ser más flexibles, vamos, como si fuera un hotel.
      Ayyyyy que además de cobrar tanto te den mala comida es lo peor.
      Besos.

      Eliminar
  27. un post muy interesante y me ha gustado leer, es un tema complicado, que pena

    ResponderEliminar
  28. Qué alegría estar así de bién a esa edad. Me ha dado mucha pena que quiera ir a una residencia y no pueda,maldito dinero, pero cuánto cuesta eso? por favor, ni con el alquiler le daba?, qué barbaridad.
    La entiendo, perfectamente que no quiera perder su libertad y más cuando está tan en su sitio.
    Un beso

    ResponderEliminar
  29. Pues si que creo que hay gente buena en el mundo. Lo que pasa es que la mala hace más ruido y molesta más.
    En cuanto a la señora, es una pena que no pueda ir a una residencia. Pero es que son increíblemente caras.
    Qué gusto da encontrarse con personas mayores de mente tan abierta, eso desafortunadamente ya no es tan común.
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...