lunes, 9 de noviembre de 2015

Anécdota; Mis ataques de risa.

Ataques de risa incontrolables.

Hola a todos y bienvenidos una semana más.¿Qué tal el finde? Aquí hemos tenido un tiempo de verano maravilloso así que se ha aprovechado, aunque también hemos tenido ocasión de sufrir con Jorge Lorenzo y de ver perder a mi querido Sporting. Estos días han cundido y empiezo la semana con fuerza.

Ya que empiezo contenta me apetecía mucho compartir anécdotas con vosotros, y se me ha ocurrido hablar de mis ataques de risa.

No sé si a vosotros os pasa pero a mí me han dado ataques en todas partes, y me da rabia porque a veces parece que me estoy riendo de una persona pero no es así, suele ser la situación lo que me hace gracia.
Ya os conté aquí la caída tan tonta que me llevé por tratar de aguantar la risa.

Lo primero que quiero decir es que generalmente los ataques de risa contados pierden la sustancimi hijoa, así que entiendo que a lo mejor esto os aburre y no os hace gracia, pero yo lo intento y ya me decís si os gusta o  se os hace pesado.

Risa en un momento solemne.

¿Recordáis a El Aberroncho? Es un personaje que salía en la hora de José Mota(os dejo un vídeo). Pues mi hijo lo imita e imitaba a la perfección, le salía genial.
Bien, El aberroncho tiene varios personajes, uno de ellos es El borrico Isaías, y la mejor imitación que hacía es la del vídeo que os pongo y donde a Luis Cobos le da un ataque de risa al nombrar al dichoso borrico.

Pues en esa época se graduó mi hija y toda la familia acudimos al evento, como si del clan Pantoja se tratara.

Antes de la fiesta hubo una misa y nada más empezar el cura nos da las gracias por acudir el día de San Isaías. Entonces mi hermana y yo, como dos niñas pequeñas, dijimos en susurros pero bastante alto ¡Cómo el borrico!
Y ahí empezó el ataque de risa más bochornoso y del que más arrepentida estoy.

Me pasé la misa mordiendo clinex para ahogar los sonidos, y las lágrimas de la risa rodaban por mi cara destrozando el maquillaje. Y mi hermana estaba igual.

Cada vez que nos empezábamos a calmar el hombre nos decía algo de Isaías y volvíamos a empezar, yo pensaba en mi hijo haciendo el tonto y es que no podía parar.

No os imagináis lo mal que lo pasé temiendo que alguien me oyera y pensara en lo mala madre que era. Y mis padres, marido e hijo nos lanzaban miradas asesinas.
Menos mal que luego los alumnos empezaron a intervenir y al ver a mi hija las cosas cambiaron pero la primera media hora fue algo de película.

Al acabar mi hija me dijo que al oír lo de Isaías se imaginó nuestro ataque, y la pobre realmente esperaba oír una carcajada en cualquier momento.

Seguramente contando esto he quedado como muy mala madre pero es que no pude evitarlo, las escenas que acudían a mi mente eran demasiado para mí.


Risa en la tienda.

Hace ya unos años de vez en cuando, si teníamos un olvido, comprábamos los productos en una tienda de esas que habrían hasta tarde, ahora no las hay o son bazares chinos, pero de aquella eran tiendas de esas de toda la vida.

Y un día se me olvidó el café y me quedaba poco en casa así que a última hora fui con mi marido mientras mis hijos estaban con mis padres viendo una peli porque querían verla con ellos.

El caso es que de camino fuimos hablando de marcas de café. Yo entonces compraba El Gallego y le decía a mi marido que también me gustaba Areces, y mientras íbamos hablando me caí de una manera ridícula. Y empecé con el ataque de risa.

El caso es que entré en la tienda partiéndome de risa y no pude ni decir hola, así que intenté pedir rápido y en vez de pedir un paquete de café El Gallego me lo mezclé con Areces y dije textualmente; Un pafé de Areza y la mujer, sin inmutarse, fue a una estantería, cogió dos paquetes de El Gallego, se giró con uno en cada mano y me pregunta;- ¿molido o mezcla? Y aquello fue demasiado para mí que empecé a reírme como una loca y salí corriendo de la tienda.
En cambio mi marido se quedó allí tan serio, pagó y salió a  buscarme.

Lógicamente estuve meses sin atreverme a entrar en la tienda, y me daba terror encontrármela por la calle, menuda vergüenza.

He de decir que la señora tenía mucha memoria y muy buenas entendederas porque entendió perfectamente que lo que tan extrañamente pedí era café y recordó la marca que usaba.

Ahora ya no existe la tienda, pero cuando estoy con un ataque de risa evito entrar en ningún sitio, espero tranquilamente a que se me pase.



Risa en el fotógrafo.

Hace muchos años tuve que hacer las fotos del DNI. Ya me habían desechado unas por llevar el pelo por la cara porque según la chica policía no se me reconocía, así que fui a un fotógrafo a hacer foto divina de la muerte.

Llegó el momento de la foto y recordé que la chica me había dicho que no debía salir riéndome, una sonrisilla sí pero con cara normal y despejada.

El caso es que fui a hacer la foto con mi hermana y junto a la silla donde yo estaba había un par de espejos para controlar la tienda desde la zona de fotos(de aquella las cámaras de vigilancia solo las tenían los bancos).

Mi hermana tenía el día gracioso y empezó a gesticular de modo que yo la veía en el espejo. A mí me entró un ataque de risa pero es que en ese momento la vio el fotógrafo y le entró otro ataque a él y acabamos los dos llorando de risa y sin poder parar.

En ese momento se llenó la tienda de gente y como pudo el hombre me dijo que había que acabar que tenía clientes, y añadió que a la de tres disparaba.
Yo traté de aguantar la risa pero él contó hasta tres y me sacó tal cual y en la foto salí con los ojos medio cerrados y la barbilla muy arrugada por lo fruncida que tenía la boca.

Y lo peor es que las fotos fueron para el DNI, el carnet de estudiante y el Carnet joven, porque mis padres ya no me dieron dinero para más fotos que esas eran las segundas que hacía por mi propia culpa.

Pasé 5 años enseñando mi horrible gesto en todas partes,jejeje.

Bueno, no quiero enrollarme más y por hoy lo dejo aquí. Si os gustan estos post otro día cuento los ataques que me dieron en clase,(muchísimos), cuando se cae alguien(si no se hace daño, sino jamás me río) y os hablo de una maldición de gitano que me echaron por reírme de una tontería.

Y si os aburren o se os hacen pesados lo decís tranquilamente, que me encantan las críticas sinceras.

Muchas gracias por leerme y nos vemos mañana.  Y vosotros;¿Os dan ataques de risa o podéis controlarlos? Estoy deseando leer vuestros comentarios.

Por cierto a la izquierda están los símbolos de las redes sociales por si queréis seguirme por alguna.
Hasta mañana!!!!

56 comentarios:

  1. jajajajaja ya me has hecho reir de buena mañana!!! A mi de vez en cuando también me dan ataques de risa... sobretodo cuando la cago!!! entonces me pongo a reir como una loca y no puedo parar... jajajajaja

    Estoy deseando leer más anecdotas de estas!!!

    Un besazo reina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, es que cuando dan esos ataques no hay quien pare!!!!! Un besín y me alegra mucho que te guste.
      Feliz semana!!!!!

      Eliminar
  2. ¡Qué buena eres! me he reído yo pensando en lo del "borrico". Gracias Gema, por alegrarnos este lunes tan tan...¿odioso?

    Besosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, es que se me venía a la cabeza la cara de mi hijo diciendo lo del borrico y no podía. Me sentí muy mala madre, no te creas.
      Besos y gracias a ti por leerme y comentar.

      Eliminar
  3. Pues como te entiendo, cuando entra la risa, entra y salvese quien pueda!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A qué sí? A mí me da mucha rabia pero es que no puedo parar?
      Feliz lunes!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

      Eliminar
  4. Jajajajajaj me parto!!! buena forma de hacernos empezar el lunes. Yo soy de ataques de risa, además por cosas por las que nadie se ríe; fue memorable el que nos dió a mi madre y a mí en la misa funeral de mi abuelo y el que me dio en clase de psicología de la educación que hasta el profesor me llamó la atención...qué vergüenza, mismamente el otro día, montando la puerta de halloween con las otras madres, no podía parar de reir bajo la mirada atenta de las demás jajajajajaj, pensarían que estoy loca jajajaj

    Muy bueno Marigem

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, mi mayor temor siempre ha sido que me diese uno de esos ataques en un funeral!!!! Me da pánico porque menudo mal trago iba a pasar.
      Un besito y te imagino decorando la puerta y tronchándote!!!!

      Eliminar
  5. Que mala leche lo de la foto jajajajaj
    Yo de esas miles y tener ataques de risa en misa, cuando iba, muchas hahjah Es que en mi pueblo había un cura que era muy graciosos y arrastraba las palabras y parecía un borrachín...
    Besitos y feliz inicio de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, es que no podíamos parar!!! Y mala leche la poli, que me hizo repetir la foto porque según ella con el flequillo y el pelo suelto no se me reconocía.
      Un besín y feliz lunes!!!!
      A mí la maldición de gitano que nombro al final me la echó un cura por reírme, ainnnns.

      Eliminar
  6. Aburrir?? Estoy llorando de risa. Os imagino en la misa descojonadas y lo del café es absurdo, pero yo también soy de partirme de risa con esas absurdeces y me ha hecho mucha gracia. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!! En lo de la misa me sentí muy mala madre pero no podía parar, es que cada vez iba a más porque en cuanto nos calmábamos un poco volvía el hombre con Isaías y otra vez, aiiinssss.
      Lo del café es absurdo del todo pero la vergüenza que pasé fue...en fin.
      Besinos y feliz lunes!!!!

      Eliminar
  7. ¡Eres tremenda! Mira que siempre, siempre, me haces sonreír.
    ¿Mala madre por eso? Anda yaaaaaaaaaaaaa
    Un besico grande, grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, me alegro mucho de hacerte sonreír.
      Besitos.

      Eliminar
  8. Me imagino la situación y me río sola. No soy de grandes ataques de risa. Sí de reírme mucho pero hace tiempo que no tengo uno de esos ataques de no puedo parar. Me pusiste a hacer memoria..tengo que pensar qué fue lo último que me provocó esa reacción. Creo que fue mi hijo. Lo pienso y te cuento. Tema original y lindo para empezar la semana! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, es que es para reír.
      Si, si cuéntame que me has dejado con la intriga. Un besito.

      Eliminar
  9. A mi también me han dado ataques de risa de ese estilo, y lo malo es que intentas parar pero es imposible, verdad? jajaja. Un besito
    El blog de Sunika

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A qué si? A mí me resulta imposible parar, qué mal se pasa.
      Besos y feliz lunes.

      Eliminar
  10. Ay yo he tenido ataques de risas de esos en todas partes. Y es que son inevitables. Donde peor lo he pasado es en la biblioteca de la Universidad o haciendo un curso con mi madre, las dos partidas de risa, mientras mi novio entonces nos miraba con cara de viejo censurándonos.
    Genial tu post de hoy.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, que te miren con cara de viejo censurándote es lo peor, eso me pasó en la misa de la graduación, mi familia nos miraba con muy mala cara,jejejeje.
      Besos.

      Eliminar
  11. Hola. muy buenos tus ataques de risa en esos momentos más serios. Recuerdo que en un entierro me dio un ataque de risa porque un comentario que escuché en el banco de atrás. Tuve que salir de la misa. Tanto la risa como el lloro me resultan muy difíciles de controlar. Hay gente que tiene esa habilidad. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, me lo imagino perfectamente. Mi mayor miedo es ese precisamente, que me ocurra ne un entierro o funeral.
      Yo tampoco controlo ninguno y se pasa fatal.
      Feliz semana!!!!

      Eliminar
  12. Lo peor es el de las fotos porque te quedas ahí inmortalizada durante cinco años, jajajajaja. Yo también recuerdo de darme la risa floja en sitios donde tienes que estar solemnemente en silencio: una misa, un entierro, una clase o en la radio ...esta fue la peor, menos mal que hace años y todo se olvida (y se olvidan de tí).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, 5 años viendo ese horrible gesto en todas partes!!!!
      En la radio? Ayyyy me encantaría leer la anécdota? A mí me pasa mucho,jejeje.
      Besos.

      Eliminar
  13. A mí han llegado a decirme al ir a hacer la foto del DNI que no sonriese tanto, que nadie sale tan alegre en el carnet ¿te lo puedes creer? Con la de años que tiene que pasar na con el DNI en el monedero. Y una vez me expulsó un profesor de clase en el instituto por un ataque de risa que no fui capaz de contener. Ni me acuerdo del tema pero yo temía por mi integridad física, porque es que ya no me entraba ni el aire y creía que moriría asfixiada con semejante cachondeo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que los del DNI son unos bordes.
      A mí también me echaron de clase por una tontería y pensé que me ahogaba, lo has descrito a la perfección,jajajaajaja. Es que te imagino como si te estuviera viendo.

      Eliminar
  14. gema, yo antes era muy propenso a la risa tonta. se caracteriza por aparecer cuando sabes que no te debes reír, y por cosas que no son especialmente graciosas. quizá son una manifestación de tensión acumulada, a saber...
    algo parecido a lo de las fotos me ha pasado a mí también. te hacen reír en ese momento, y sales con la cara arrugada y los ojos entrecerrados, jeje.
    un profesor de la universidad que nos dio una asignatura del segundo cuatrimestre, en cierta ocasión me contestó mal. quise entrar en un aula de estudio y la había ocupado él para un examen, que yo no tenía por qué saberlo, y se puso muy borde, y me quedé helado... después de aquello le tuve de profesor y descubrí que era bastante impopular para la gente. dictaba muy rápido, en la pizarra escribía de manera incomprensible, contestaba muy secamente a las preguntas... y a lo que voy es a que justo detrás mío había un compañero que hacía unos comentarios irónicos sobre ese profesor que hacían que me entrara la risa tonta. el descubrir que no era borde conmigo sino con todos, y el ver cómo mis compañeros se burlaban de él, me provocó la reacción psicológica de reírme incontroladamente. fue una risa tonta un poco vengativa, lo reconozco. ;)
    besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chema!!!! Siii, yo creo que debe ser la tensión pero vaya mal que se pasa,jejejejej.
      Jajajaja, pues sí que fue un poco a mala leche pero oye, de vez en cuando también está bien vengarse un poco.
      Un besito.

      Eliminar
  15. A mì me ha pasado eso de los ataques de risa, antes solo me sacaba làgrimas y me dolìa la barriga de tanto reir pero ya despuès que di a luz, me orinè en los pantis por culpa de mi esposo hablando como el Burro de Shrek. Fue una cosa tan tonta y estàbamos en un restaurante, le cambiaba los diàlogos al burro hacièndome insinuaciones y sen tada como estaba me orinè ... ahì frenò la risa mìa y le dio un ataque a èl. TUve que ponerme un abrigo amarrado a la cintura para salir sin que los demàs me vieran jajajajaja

    Besos guapa. En la iglesia debe ser otra cosa de terror.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, qué bueno por favor!!!!! Es que me imagino a tu marido cambiando las frases inocentes del burrito por otras más...suyas y a ti muerta de risa hasta que la risa se te esfuma, ayyyyyy. Y lo del abrigo atado a la cintura!!!!! Es buenísimo. Un besito y muchas gracias por compartirla, de verdad.

      Eliminar
  16. jajajajaja pues a mí me ha encantado!!! Me imagino la situación y me entra la risa...
    Yo soy muy de ataques... tanto que a veces me ha pasado algo, y quiero llamar por teléfono para contarlo y soy incapaz de pura risa...

    Pero como dos anécdotas:
    - Junto con mi hermano pequeño, nos entró un ataque de risa en el cine viendo con mis padres la peli de "El Pianista"... Que no sé si la has visto, pero de risa no tiene nada... Bueno, pues en un momento tiran a un anciano en silla de ruedas por la ventana. Desconozco por qué razón empezamos a reírnos, pero en muuuuy alto... contagiándonos la risa sin poder parar... Mis padres lo pasaron fatal... jajaja

    - En un monasterio en Francia... un monje extraño se puso a explicarnos cosas del monasterio. En un momento dado dijo que iba a cantar (eso entendí yo... y así lo consulté con la profesora y me dijo que sí, que eso es lo que había dicho...) Y de pronto... efectivamente así en medio de la nada y sin venir a cuento, entre un grupo de estudiantes españoles... se puso a cantar no sabemos bien qué...
    Bueno... imposible... no podía parar de reírme... no me pasó solo a mí, eso es cierto... Muchos no podían parar de reír... Pero como yo me retroalimento y me contagian fácilmente la risa... Tuve que salir. Creo que no me he reído más en mi vida... Me dolía la barriga de reír, la mandíbula... todo... jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, os reísteis con la escena del señor de la silla de ruedas? Ayyyy,jajajaaj, que vergüenza pasarían tus padres,jejejejejej.
      Jajajaj, lo del monje es genial, es justo lo que me pasaría a mí. Una vez en un concierto de música clásica subió de repente una señora y empezó a cantar ópera así sin más mientras miraba fijamente al público y yo n podía parar de reír, es una falta de respeto pero me dio un ataque brutal, tuve que salir.
      Mil gracias por compartir las anécdotas, me han encantado las dos, la del pianista es de lo más gore,jejeej.

      Eliminar
  17. Hola Mari, que buen inicio de semana el que nos has dado jajaja la verdad es que he reido mucho, gracias por compartir estas anécdotas que la verdad nos pasan a todos en algún momento, pero Mari pasar 5 años mostrando tu cara de risa no tiene precio jajaja, lo bueno es que luego se acaba jajaja
    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!!! Me alegra mucho haberte ayudado a empezar bien la semana!!!
      Siiii 5 años mostrando ese gesto fue demasiado!!!!

      Eliminar
  18. Te entiendo un poco... suelo tener infinitas ganas de hacer chistes de humor negro en los funerales, y es horrible ya que además me río de mis propias ocurrencias. Se pasa fatal. Como ya tengo una edad, he perfeccionado un truco a lo largo de los años que consiste en morderme ambos carrillos a la vez sin que se me note. Y no, no soy masoca: es que uno ya desespera por no soltar una risilla en esos momentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyy es que se asa fatal cuando se viene a la mente esas cosas!!!
      Apuntado el truco de los carrillos, qué pena no haberlo leído ayer que tuve una reunión de vecinos y tuve que salir por un ataque de risa, uffff.

      Eliminar
  19. Jajaja... buenísimas. A mi también me ha pasado lo de la risa floja durante la misa y mira que se pasa mal (o bien, según cómo lo mires). Los ataques de risa me encantan, liberas muchísima tensión. Y si tu eres mala madre por tu ataque de risa en la iglesia, yo soy una tía pésima porque parece que espero a que estén mis sobrinas para ponerme en evidencia ¡Qué cruz! Besitos, feliz tarde y gracias por las risas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, qué mal se pasa!!!!
      Jajajaj, pues aquí nos hemos juntado una mala madre y una pésima tía,jejeej.
      Besos.

      Eliminar
  20. Jajajaja, pero cómo van a aburrirme estos post?! Me encantan, me río mucho porque me lo imagino y no puedo evitarlo. A mí a veces también me ha entrado la risa en alguna misa (nunca de difuntos, eso no) porque me paso el rato comentando cosas con quien tenga al lado y a veces surge algo gracioso, la verdad es que se pasa bochorno. Me imagino ahí a tu hija pensando "se le escapa la carcajada y a ver qué cara ponemos" xDD
    Un besitoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, gracias!!!!
      Es que el tema misas es muy peligroso para la risa.
      Mi hija tenía un miedo horrible porque me conoce y sabe que no me controlo,jejeje.
      Besitosssss.

      Eliminar
  21. jajaja qué bueno me encantan este tipo de anécdotas me he sentido muy identificada en todas las que has contado porque de alguna manera u otra lo cierto es que todos en algún momento nos hemos visto una situación parecida y yo contra más absurda y ridícula es más me entra la risa y no puedo parar jaja gracias por alegrarnos un poquito el día y hacernos recordar a cada uno de nosotros alguna de estas anecdotas de tipo de anécdotas que nos han ocurrido en alguna ocasión un besito guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!!!
      Es que es talmente así, cuanto más absurda es la situación más nos reímos, y qué mal se pasa!!!!
      Gracias a ti por leerme y comentar
      Un besito.

      Eliminar
  22. Jajajaja, cuanto me he reído con lo del pafé de Areza y ni que decir que la señora entendiera a la primera, sí que se pasa mal cuando te da un ataque de risa en un sitio o momento inadecuado, a mi me pasa constantemente porque mi marido tiene mucho sentido del humor y siempre esta haciendo el payaso porque sabe que me voy a reír y lo paso fatal ;-) pero bueno reír no es malo¡¡¡
    Besos y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, si, esa señora era superdotada porque no me lo explico,jejeejej.
      Eso me pasa a mí, como saben que me voy a reír siempre me ponen al límite,jejeejej. Ayyyy qué mal se pasa!!!
      Besitos.

      Eliminar
  23. A mí me dan muchos ataques de risa y te entiendo cuando no puedes parar, yo trabajo en una tienda y cuando me da el ataque me da hasta vergüenza porque quiero atender a las clientas pero no puedo parar de reir y es muy complicado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, es que en una tienda tiene que ser un trago...pero también tiene que ser muy gracioso.
      Un besín guapa.

      Eliminar
  24. Jajaja lo que me he reído Marigem!! A mi este tipo de cosas suelen pasarme mucho y en el momento menos oportuno como alguna vez en las clases de la uno o en misa, ay que verwenza jaja!! Además cada 31 de diciembre tomando las uvas me da un ataque impresionante y no dejo que nadie se las coma ^-^ me gustaría mucho que nos contases más anécdotas!! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, gracias!!!!
      Siiii, yo también he tenido ataques a la hora de las campanadas y acabo liando a todo el mundo,jejejeje.
      Besos.

      Eliminar
  25. Me han encantado tus anécdotas!de vez en cuando me suele dar alguno y son imposibles de parar cuanto peor es la situación mas me río... besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!!
      A mí me pasa igual, cuanto peor es la situación más me río, ayyyy qué sufrimiento.
      Besinos.

      Eliminar
  26. Uyy!! Yo también cuando empiezo con la risita es no parar. El Aberroncho tiene faena.

    ResponderEliminar
  27. Exactamente igual. Me da la risa en momentos y situaciones "no oportunas" y lo de la foto del DNI, en las que peor salgo jajajaj. Esos ataques de risa, son los que digo: Tierra trágame. jajajaja Un besito

    ResponderEliminar
  28. Me ha pasado en varias ocasiones, lo más frecuente es que mientras voy por la calle de repente recuerdo algo divertido y me da uno de esos ataques y paso varias cuadras riéndome solo y tratando de controlarme antes de que los demás me empiecen a ver como si me hubiese escapado de algún manicomio cercano ja ja ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Reírse es bueno para la salud, jajajaja, Yo cuando me da la risa me atasco y lo paso fatal, pero me ayuda a sacar las flemas de mis pulmones. Un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...